Invertir en arte, ¿es una buena idea?

¿Cómo invertir en arte? Cada 15 de Abril se celebra el Día Mundial del Arte, declarado por la Asociación Internacional del Arte con el objetivo de promover consciencia de la actividad creativa en todo el mundo.

Una fecha que, por cierto, fue elegida en honor al día del nacimiento de Leonardo Da Vinci. Ahora bien, ¿es una buena idea invertir en arte?

Para conocer la respuesta, hemos tenido el placer de contar con la colaboración de dos grandes profesionales del sector: Rocío Ledesma, Manager en Dextra Corporate Advisors y Claudia Arbulu, CEO & Founder de Claudia Arbulu Gallery. De su mano conocemos las características de esta inversión alternativa tan singular, también conocida como «passion investment«, las perspectivas del mercado de arte español, así como el papel tan esencial que el arte está jugando en estos días de confinamiento.

Un día Mundial del Arte diferente

Rocío Ledesma: Invertir en arte
Rocío Ledesma, Manager en Dextra Corporate Advisors

Este año celebramos el Día Mundial del Arte en cuarentena debido a la pandemia ocasionada por el virus COVID-19. Recién acabada la Semana Santa, muchos se han quedado con tiempo libre pero sin lugares a dónde ir, encerrados en casa y evitando relacionarse y salir a la calle. Las recomendaciones y órdenes de los gobiernos han obligado a bares, restaurantes, y espacios públicos a cerrar para evitar la concentración de personas y un contacto innecesario.

También los museos alrededor del mundo han cerrado sus puertas físicas, pero han abierto sus archivos digitales para que cualquiera con acceso a internet pueda recorrer sus salas: nunca se pudieron visitar tanto y tan bien cientos de salas en Madrid, Nueva York, París, Roma y más sin tener que moverse del sillón y romper las reglas de la cuarentena.

Visitas virtuales guiadas, videos con expertos, publicaciones de análisis, y colecciones digitales son algunas de las iniciativas que las instituciones han desarrollado para que cualquiera tenga acceso al arte. Puedes acercarte a las obras con lupa si quieres, sin empujones ni codazos, pudiendo incluso diseñarte su propio museo.

“Este momento es una gran oportunidad para formarse, aprender, buscar información y elegir aquellas obras de arte en las que invertir”

Cursos online como los que se pueden encontrar en WeCollect, actividades como las preparadas por El Faro de Hopper o conferencias y charlas como las ofrecidas por IE Arts & Humanities son sólo algunos de los ejemplos que encontramos estos días para mejorar nuestro conocimiento sobre el mundo del arte.

Hoy prácticamente todo puede venderse y comprarse por Internet y el crecimiento de las ventas online de arte es un hecho que no escapa a esta tendencia, superando los 4.000 millones de euros de volumen.

Bien es cierto que no es un activo tan fácil de adquirir como otros bienes, porque aquí no solo están en juego las preferencias de cada cuál, sino cuestiones inherentes a la propia naturaleza del arte como es inspeccionar la obra y sentir esa “pasión” a la que algunos apelan a la hora de adquirirla.

Además, la falta de transparencia en la información, especialmente respecto a los precios de venta de las obras, sigue siendo una barrera, sobre todo para los nuevos compradores.

“Según los expertos, invertir en arte es un valor refugio y, de alcanzarle la crisis económica, no será de pleno ni a corto plazo”

Se habla de que tienen que pasar de 12 a 18 meses para que una recesión alcance al mercado del arte. Y aun así, la correlación que existe entre obras de arte y cualquier otro bien o indicador económico es mínima: las ventas y precios bajan pero en menor proporción que otros activos y por lo tanto es interesante para diversificar carteras.

Varios índices derivados de ventas de arte en subastas nos permiten rastrear los precios. Según un estudio de Citigroup, la rentabilidad media anual de las obras de arte entre 1985 y 2018 ha sido del 5,3%, retorno inferior al 9,8% alcanzado esos mismos años por las bolsas en mercados desarrollados y por debajo también del 6,5% de la renta fija.

Es importante recordar que el mercado del arte en su conjunto es muy amplio y que es complicado todavía calcular la rentabilidad real de todo el sector ante la falta de datos y la poca transparencia de algunas operaciones. Lo que sí es incontestable es que invertir en arte supone una gran diversificación en las carteras de los inversores.

A futuro, merece la pena tener en cuenta que, las nuevas medidas de estímulo por parte los bancos centrales tras la crisis que estamos viviendo como consecuencia de la pandemia, mantendrán los tipos reales de interés bajos durante más tiempo del que hace unos meses se esperaba, reduciendo el coste de oportunidad de poseer cuadros, lo cual se verá reflejado en los precios de las obras.

Pero este año no puedo hablar sólo de dinero, rentabilidad, diversificación e inversión

Tras el crack de 1929, recordado estos días por ser similar en virulencia en cuanto a caída del mercado de valores se refiere y posterior crisis económica, el presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt preguntó: “¿Qué puede hacer el arte por nosotros?”

Siguiendo el confinamiento por televisión, internet y redes sociales, me doy cuenta de la importancia del arte (en todas sus vertientes) durante estos días. ¿Te imaginas estar un mes encerrado en casa sin escuchar música, leer libros, ver películas ni series, obras de teatro, ballet, pintar o cualquier otra faceta artística?

La cultura es un bien de primera necesidad. Los hogares españoles se han convertido en pequeños “laboratorios” individuales, dando rienda suelta a la creatividad que simplemente por nuestro ritmo de vida ajetreado anterior no podíamos soltar. La cultura es más importante que nunca, ya que todo lo que hacemos estos días en torno al ocio es cultural.

¿Puede ser que el arte necesite de esos momentos cruciales para reinventarse? ¿Puede que el ser humano necesite de estas vivencias para crear y acercarse a su parte más artística?

Una época de crisis invita a las personas a moverse más, a tener más iniciativa para poder buscarse un hueco en su profesión, dejar atrás la pasividad: hay una mayor necesidad de expresarse y de manifestarse ante la situación que estamos viviendo y esta necesidad expresiva da lugar a una mayor creatividad.

Cada uno elige sus herramientas y, seguramente la creación artística o la producción intelectual se ve beneficiada pues nace de un estímulo mayor, de una necesidad de crear a pesar de todo.

 Quizás estemos viviendo una época dorada para este sector: una vez haya transcurrido el tiempo, volvamos a mirar y a estudiar el arte creado hoy en día como reflejo de la historia vivida.

Invertir en arte es un valor seguro, un valor refugio, en la que tu inversión está más que asegurada.

Claudia Arbulu
Claudia Arbulu, CEO & Founder de Claudia Arbulu Gallery

Analizando el comportamiento del mercado del arte a nivel mundial, los años previos al año 2016, no fueron buenos años para las ventas de arte. Sin embargo, a partir del 2016 el mercado repuntó recuperando cifras como en el 2008. El mercado español se va consolidando. En el año 2017 los datos fueron más alentadores, registrándose una subida de casi el 15% en las transacciones.

El 2018 fue aún mejor, en ventas y participación de mujeres artistas en el vertiginoso mercado del arte. Este año 2019 el mercado del arte ha llegado a cifras que eran impensables hace unos años. En España no avanza tanto como en otros países, por eso las galerías españolas siempre tienen un enfoque comercial más dirigido al exterior.

Se prevé que en unos cuatro o cinco años el volumen de negocio del mercado del arte esté moviendo más de 7.000 millones de euros

Siempre China, Reino Unido y Estados Unidos desde el año 2010, acaparan las mayores cuotas de mercado. A España podemos ubicarla en el quinto o sexto lugar. Los precios en el mercado español siguen muy por debajo de la media europea y las obras más caras de artistas españoles se suelen vender fuera de España. Hablando en términos esperanzadores, poco a poco España irá avanzando.

En el mercado del arte, España tiene un comportamiento más sostenido y sostenible que Bélgica, Alemania, Austria o Italia. Todo es cuestión de costumbre, de confianza, además de, por supuesto, poder adquisitivo. Esto genera una demanda que dispara el mercado y que a la larga hace que los artistas puedan vivir de su trabajo y no tengan que trabajar en otras actividades, tema que a mi particularmente me alegra muchísimo. Esto es maravilloso para el tema de la creación artística y promoción de la cultura y su excelencia, ya que como Picasso decía, “la inspiración debe cogerte trabajando”.

Las ventas online cada día crecen más, triplicando ya su facturación

Claramente vemos una tendencia alcista en esas prácticas que demandan nuevas exigencias por un comportamiento distinto al coleccionista tradicional. La gente ya confía en las webs con pasarelas de pago para comprar arte y en los profesionales que están detrás.

La gente poco a poco se inicia en las compras de obras de arte sin la necesidad de verlas en físico previamente. Los jóvenes de entre 20 y 25 años son los más recurrentes en estas prácticas y por lo tanto son el futuro del coleccionismo online.

Al momento de comprar las obras ya se revalorizan por lo menos un 5%. Los precios del arte no están sujetos a tanta volatilidad e incertidumbre como en otras inversiones, pero por supuesto hay que asesorarse de un buen art advisor para que no sólo tu inversión esté asegurada, sino que la rentabilidad de tu inversión sea segura y alta.

Actualmente el oro y el arte te asegura una buena inversión y rentabilidad, pero el oro probablemente acabe en una caja fuerte. En cambio, invertir en arte te permite poder disfrutar de las obras además de, por qué no decirlo, representar un símbolo de status.

En la inversión en arte sigue predominando la inversión en artistas ya fallecidos por la seguridad de la rentabilidad, aunque el 2% de compras en artistas vivos en subastas ya está en casi un 4%. Hay que apostar por los artistas emergentes, hay que asesorarse con un profesional y disfrutar de las obras mientras que tu inversión se va multiplicando.

«Debemos apoyar a los artistas jóvenes y difundir su obra»

Como participante en el mundo del mercado del arte, apuesto por la revisión de los mecanismos de distribución, por la seriedad y no la especulación, por la defensa y práctica de la ética y de la aplicación de una conciencia social. Debemos apoyar a los artistas jóvenes y difundir su obra con la calidad y respeto que cualquier manifestación sensible del ser humano merece.

También debemos prever los cambios que pueden afectar al mercado del arte español, como las políticas y como por ejemplo la salida de Reino Unido de la Unión Europea, uno de los socios más importantes de España en comercio exterior. Debido al Brexit, los aranceles pueden hacer que las transacciones con Reino Unido sean en inviables. ¡Debemos estar preparados!

Cada vez se habla más del arte como una alternativa de inversión

Ello no es de extrañar, tras el incremento en precios, volumen, transacciones e intervinientes que ha experimentado el sector en los últimos años y la escasa rentabilidad que ofrecen actualmente las fórmulas de ahorro tradicionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *